El Horno de Barro de la Familia Valín

en Cipolletti, Río Negro, Argentina

 

¡Hola amigos!

Somos una familia de la Patagonia, más exactamente de Cipolletti Río Negro y éste es el hornito que con muchísimo esmero construyeron mamá Sandra, July, Nico, Ale y Bruno bajo la dirección técnica de quien escribe papá Rafael.

Antes que nada quiero agradecer a todos aquellos que publicaron sus experiencias y que me han servido de ayuda para poder llevar a cabo nuestro querido hornito.

La construcción de nuestro hornito fue una experiencia muy linda para toda la familia dado que cada uno aportaba algo y a la vez se sentía parte de un proyecto común.

No solo se compartía el trabajo, también se compartían las expectativas. Los chicos se imaginaban que comidas se podrían hacer en el horno, como se haría el fuego, que paso sería el siguiente la próxima semana, etc... Esto creo que no tiene precio y es la parte más importante de este proyecto.

Es más, creo que el hornillo pasó a ser un símbolo del trabajo compartido que de vez en cuando hecha humo en el fondo de casa y nos recuerda a todos que juntos podemos hacer muchas cosas.

Pasando a la construcción del horno, creo que no tengo mucho que aportar ya que toda la data la saqué de esta página y me baje todo, fotos, las experiencias de otros constructores etc.

Sin embargo, verán un dato que va a facilitar muchísimo una etapa que según leí, fue la más difícil para algunos.

Tengo que aclarar que el yeite del clavito mágico me lo paso Miguel Rosetti, un amigo que hace hornos de barro que llegan a levantar hasta 1000 grados y son para hacer cerámica. Así que no es propiedad intelectual mía jauja.

Cuando le pregunté de donde lo sabía él, me dijo que era un dato común entre los constructores de hornos del sur. También me dijo que no era necesario poner en el fondo del horno ni vidrio, ni sal ni nada dado que muy rara vez la temperatura alcanza a pasar de la mitad del ladrillo. Pero yo por las dudas le puse de todo, no sea cosa que pase y me parta la loza.

Otra idea que me dio pero que no usé es la de poner como chimenea un ladrillo hueco. Según él queda de primera dado que el ladrillo se agarra mejor a la pared del horno.

Volviendo al yeite (truco) del clavito y el hilo, verán que es una pavada. Todo consiste en atar un clavito en la punta de un hilo (acá se llama hilo de atar frutales), ese clavo se mete debajo de un ladrillo ya pegado en la primer hilada, calculando que el largo sea un par de veces y media la altura del horno para poder atar los ladrillos que servirán de contrapeso.

Según mi amigo Rosetti con un par de hilos alcanzaba porque se pueden ir sacando y corriendo y aparte un hilo sirve para agarrar varios ladrillos pero yo le puse unos cuantos para no andar toqueteando mucho la construcción y evitar que se caigan o me tiren otro ya pegado.

Con el yeite del hilito quiero aclarar que se llega a cerrar por completo la cúpula del horno. Ya que cuando no entran más ladrillos enteros se sigue con pedazos hasta cerrar por completo la cúpula.

No hay que preocuparse por sacar los hilos, yo los dejé hasta que el horno secó y después metí a los chicos con una tijera para que los corten y los pedacitos que quedaron no pasaron del primer fuego.

Bueno espero que este detalle sierva para facilitar la construcción de futuros hornos. Quedo a disposición de quien quiera hacerme alguna consulta, ¡jajaja!

 

 

El hornito de la Familia Valín

  

 Nuestro mail: rafote2004@hotmail.com


El Horno de Hernán Herrera

en José Mármol, Buenos Aires.

 

 

 

El Horno de Osvaldo Israel Silicaro

en la ciudad de La Plata, Argentina

(...) he construido un horno tomando de base las experiencias narradas por los amigos que se han animado a hacerlo con sus propias manos. Realmente, me he sentido motivado para iniciar la construcción y por los resultados obtenidos ... ¡No me arrepiento!

 

 

Desde hace un tiempo vengo con ganas de tener un horno en mi casa. He estado averiguando, pero no encontré ninguna persona que lo hiciera artesanalmente. Y los que se venden no son lo mismo ... Fue entonces cuando empecé a indagar por la Web y encontré varios sitios que indicaban la forma de construirlo, entre ellos el tuyo que me pareció muy detallado y didáctico. Y además me entusiasmó conocer la experiencia de gente que sin más conocimientos que los básicos se animaron a armarlo. Entonces me dije ... "yo lo voy a hacer". Y así arranqué.

Tal como podes observar en la secuencia de fotos, primero planté las bases con 4 postes de quebracho enterrados unos 60/70 cm; y para fijar la estructura le crucé 2 postes también de quebracho. Arriba armé un piso de maderos de eucaliptus que me han dicho son adecuados para la intemperie y sobre eso empecé a armar la pileta con ladrillos enteros la que llené con vidrio y sal gruesa. Arriba de esto tapé con ladrillos enteros y me quedó armado el piso del horno. Luego puse un clavo en el centro con un hilo de 50 cm de radio (es decir, el horno tiene 1 metro de diámetro real) para hacer las hiladas de medios ladrillos lo mas redonda posible. Me fue bien hasta llegar a casi las dos terceras partes de la bóveda, pero después se me "ahuevó" un poco el cierre de la cúpula así que algo no debo haber hecho bien. Le coloqué una chimenea de chapa de unos 10 cm de diámetro (la compré en una zingueria) y también un pirómetro que ubiqué a un costadito protegido por un techito triangular de chapa que marca hasta 600 grados. Me aconsejaron proteger el pirómetro con un niple de hierro galvanizado ya que el efecto directo del fuego lo puede hacer reventar. Una vez finalizado y para protegerlo de lluvia y demás, lo forré con lana de vidrio, material desplegado y un revoque de arena, cemento y cal (3 x 1). Esto ultimo, lo hice asesorado por un amigo constructor. Y eso fue todo...!!! Lo hice sin apuros y más o menos tardé unos 20 / 25 días. Como verás tuve asesoramiento verbal y virtual para todas las fases...!!

Te comento que tengo 45 años, yo soy Contador Público, es decir que de construcción ni medio, y que mis manos quedaron "heridas" de raspaduras con ladrillos, maderas y demás. Pero muy orgulloso, como te mencioné, del final de "la obra".

Recién lo acabo de terminar. Aun no cociné nada. Solo lo encendí para curarlo. Esta noche, voy a debutar con una pizzita a ver como resulta. Y una vez más canchero, probar con alguna de tus recetas.

Espero haber contribuido y nuevamente agradecerte y felicitarte por esta iniciativa tuya de promover estas cosas.

Te mando un abrazo y a tu disposición para lo que necesites.

Cr. Osvaldo Israel Silicaro

 

El Horno de la Familia de Sergio Snieg

 

 

Estimado Pasqualino: hace aprox. un mes le pregunté si en lugar de barro podía usar arcilla refractaria, con cal, cemento y tacurú. La base la hice así, pero para todo lo demás usé barro. Fue un trabajo en familia. Hoy lo voy a inaugurar. Le envío las fotos. Gracias por todo.

Sergio Snieg 

Volver a  Los Hornos Construidos

 

 

Envíe un mensaje a pasqualinonet@gmail.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2013 La Cocina de Pasqualino Marchese
Última modificación: 23 de febrero de 2013